Deuda en divisas

Desde principios de los años ochenta, el Reino de España ha sido un participante activo de los mercados de capitales internacionales, lo que ha permitido la diversificación de las fuentes de financiación y distribución del riesgo, incrementando al mismo tiempo la presencia española en los mercados financieros, donde el Tesoro está considerado un emisor soberano de prestigio y solvencia.

Actualmente, la financiación en divisas tiene un papel complementario a la financiación en euros. Uno de sus objetivos prioritarios, aparte de la posible obtención de ahorro en coste a través de operaciones de arbitraje, es mantener el contacto con la base inversora internacional en bonos del Reino de España, parte de la cual no participa todavía de forma habitual en las emisiones de Deuda del Estado en euros.

El peso de la deuda del Tesoro denominada en divisas en la deuda total en circulación se sitúa en el 3-4%. Adicionalmente, existe un stock de deuda denominada en euros y monedas euro, originalmente emitida en moneda extranjera, pero que, una vez en vigor la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria, ha pasado a ser deuda en moneda nacional. Se trata esencialmente de eurobonos en marcos alemanes y francos franceses, emitidos bajo los procedimientos habituales del euromercado. Esta deuda internacional en euros y monedas-euro supone aproximadamente el 6% del total de deuda viva. Su importe irá disminuyendo conforme se vayan amortizando las operaciones vivas, puesto que la práctica totalidad de las emisiones en euros se canalizarán a través del mercado español.

La composición por monedas de la deuda en divisas del Tesoro (antes de swaps) muestra una preeminencia de los bonos denominados en yenes, seguidos a distancia por dólares, libras y francos suizos, y por instrumentos, destaca el segmento compuesto por instrumentos negociables: eurobonos y Notas a Medio Plazo, siendo menor la participación de préstamos. Los instrumentos a corto plazo, como el papel Comercial y la Línea de Crédito multidivisa, se reservan para situaciones de necesidad de fondos.