Iberclear

En 1987 se introdujo en el mercado de Deuda pública español el sistema de anotaciones en cuenta, que supuso la sustitución de los títulos físicos como forma de representación de los valores públicos por las anotaciones en una cuenta de valores a favor de su titular.

Las anotaciones en cuenta son una forma de representación de los valores en la que éstos son identificados mediante la inscripción en registros contables especiales, generalmente informáticos.

El registro contable de los valores negociados en el mercado de Deuda pública se lleva a cabo por la Central de Anotaciones como registro central y por las Entidades Gestoras, que llevan el registro de los valores de sus clientes de forma individualizada para cada cliente (o tercero).

La Central de Anotaciones lleva las cuentas correspondientes a la totalidad de los valores admitidos a negociación en el Mercado de Deuda Pública en Anotaciones, bien de forma individualizada, en el caso de las cuentas de valores a nombre propio de titulares autorizados a operar directamente en la central, bien de forma global, en el caso de las cuentas de terceros de las Entidades Gestoras.

Las Entidades Gestoras, por su parte, llevan las cuentas de quienes no están autorizados a operar a través de la Central de Anotaciones (terceros). Para ello, mantienen en la Central de Anotaciones una cuenta global que debe constituir en todo momento la contrapartida exacta de las cuentas de terceros.

Las anotaciones que llevan a cabo las Entidades Gestoras en relación con los saldos de valores de sus clientes comunicados a la Central de Anotaciones y asentados por ésta tienen los mismos efectos que si hubiesen sido realizadas por la Central de Anotaciones.

Cuando una Entidad Gestora ostente la condición adicional de Titular de Cuenta a nombre propio en la Central de Anotaciones deberá mantener estas cuentas a nombre propio totalmente separadas de las cuentas de terceros.

Las Entidades Gestoras deben extender resguardos acreditativos de la formalización de la anotación en cuenta a nombre del titular de los derechos. Dichos resguardos deben codificarse de modo que se garantice la correspondencia con los registros de la entidad y con la información comunicada a la Central de Anotaciones. Los resguardos no serán transmisibles ni negociables ni representativos del valor y sólo acreditan la formalización de la anotación y su identificación.

Desde su introducción en el mercado, el sistema de anotaciones en cuenta ha ido cobrando cada vez mayor entidad y, en la actualidad, la mayor parte de la deuda pública se representa por este procedimiento, en detrimento de la forma tradicional de representación que era el título-valor. Con este nuevo sistema se evitan los inconvenientes de transacción y manipulación de los valores, así como la necesidad de intervención de un fedatario público en toda transacción, que es sustituida por la centralización del control de todas las operaciones por una central de anotaciones que recoge toda la información disponible sobre los cruces realizados y sobre todas las referencias negociables que están vivas en el mercado. De este modo, se facilita la tenencia y transmisión en los mercados secundarios de la Deuda pública, favoreciendo la financiación del Estado e introduciendo elementos que contribuyen a incrementar la eficiencia del mercado financiero, al tiempo que se mejora la gestión y se agiliza el tráfico de los activos financieros emitidos por el Estado.

La Central de Anotaciones está gestionada por el Banco de España por cuenta del Tesoro. Los valores allí negociados son, principalmente, los del Tesoro, aunque algunas Comunidades Autónomas y algunos Organismos Públicos también tienen inscritas emisiones en ella. Constituye el mercado más importante donde se puede comprar y vender valores del Tesoro y debe ser informada de toda compraventa de valores.

La importancia de la Central de Anotaciones radica no sólo en el elevado volumen de transacciones que en ella se realizan, sino también en que es el órgano encargado de gestionar los saldos de deuda que salen a mercado.

Sus principales funciones son:

  • 1. Gestionar la emisión y amortización de los valores incluidos en el sistema de anotaciones en cuenta.
  • 2. Realizar los pagos de intereses devengados y de la transferencia de saldos que se originen por la transmisión de valores en el mercado secundario.
  • 3. Realización de procesos que permitan la constitución de prendas y demás derechos de garantía, posibilitando la identificación de los mismos.
  • 4. Organización del mercado secundario mediante el establecimiento de los procedimientos de compensación y liquidación mediante el asiento simultáneo de las transferencias de valores en las cuentas de la Central de Anotaciones y de las contrapartidas correspondientes en las cuentas de efectivo del Banco de España.

En abril de 2003 nace Iberclear, entidad encargada de realizar estas actividades para las operaciones realizadas en el mercado de Deuda Pública en anotaciones y en otros mercados financieros españoles como AIAF o las Bolsas de Varlores, lo cual podría afectar positivamente a la transparencia existente en los mercados financieros españoles. Esta sociedad es fruto de la fusión de la Central de Anotaciones del Bando de España (CADE) y del Servicio de Compensación y Liquidación de Valores (SCLV)