Derivados

 

 Los mercados de derivados son una de las principales innovaciones aparecidas en los mercados financieros nacionales e internacionales en los últimos años, ante la mayor volatilidad e incertidumbre de precios y tipos de interés. En particular, se han desarrollado instrumentos derivados y sus correspondientes mercados para facilitar la cobertura de riesgos asociados a las carteras de Deuda pública. Así, en España, nació en 1989 el Mercado OM Ibérica, que en 1992 dio paso a MEFF Renta Fija, que es el mercado oficial de futuros y opciones sobre Deuda pública. En este mercado se negocian, compensan y liquidan todos los contratos de opciones y futuros sobre Valores del Tesoro. Se trata de un mercado electrónico, en el que los miembros canalizan sus órdenes de compraventa a una unidad central de procesamiento, que a su vez las almacena, casa y ejecuta.
 

 Podemos clasificar a los miembros del mercado en varias categorías:

  • 1. Miembros liquidadores: pueden negociar y liquidar por cuenta propia, por cuenta de clientes y por cuenta de otros miembros.
  • 2. Miembros liquidadores custodios: actúan como miembros liquidadores y además pueden ser depositarios o custodiar las garantías depositadas como consecuencia de las operaciones realizadas en el mercado.
  • 3. Miembros no liquidadores: actúan como intermediarios, pueden negociar por su cuenta y por cuenta de sus clientes, pero para liquidar tienen que acudir a un miembro liquidador.


Además, existe la figura de Creador de Mercado cuya función es proporcionar liquidez y profundidad a los mercados.
 

 Una característica destacable de MEFF Renta Fija es que, para determinar el margen de garantía - diariamente actualizado- que cada agente debe depositar para operar en el mercado, la Cámara tiene en cuenta la posición neta de cada agente, compensando las operaciones realizadas en ambos mercados (futuros y opciones), reduciéndose el margen exigido.
 

 Futuros sobre Deuda del Estado

Un contrato de futuros es un contrato a plazo, por el que se acuerda la compraventa de un activo en una fecha futura y a un precio prefijado. Una característica esencial de los contratos de futuros es que se negocian en mercados organizados y que prácticamente todos los elementos del contrato están estandarizados; sólo el precio de la operación a realizar es susceptible de negociación. Además, en estos mercados existe una Cámara de Compensación que casa las operaciones asegurando la existencia de contrapartida, sigue la evolución diaria del mercado en un proceso conocido como "marcar al mercado", y exige los márgenes de garantía (iniciales y de variación diaria) a las partes contratantes.

En la actualidad únicamente se negocia el contrato de futuro sobre el Bono a 10 años cuyo subyacente es un bono nocional teóricamente emitido a la par en la fecha de la expiración y con un cupón anual del 4%. Los valores entregables al vencimiento del contrato son aquellas Obligaciones del Estado que figuren en la relación elaborada por MEFF Renta Fija a tal efecto; en general, para cada vencimiento, serán entregables todas las Obligaciones del Estado a 10 años emitidas en la subasta del mes del primer vencimiento, además de todas aquellas Obligaciones del Estado originalmente emitidas a 10 años que, en la fecha de entrega del correspondiente vencimiento, tengan un plazo de vida residual igual o superior a siete años y seis meses; en las emisiones que incluyan cláusula de amortización anticipada, se tomará la fecha de dicha opción como fecha de amortización; asimismo, serán entregables las Obligaciones del Estado emitidas a plazos superiores a 10 años siempre que satisfagan ciertas condiciones (relativas a su vida residual, a su saldo vivo y a su negociación).
 

Opciones sobre Deuda del Estado

Un contrato de opción consiste en que el comprador de la opción adquiere el derecho (no la obligación) de comprar (opción de compra o call) o vender (opción de venta o put) un activo en una fecha futura a un precio previamente estipulado (precio de ejercicio); a cambio de adquirir este derecho, el comprador de la opción paga una prima (precio de la opción), limitando así su riesgo a la cuantía de la prima. El vendedor de la opción queda obligado a comprar o vender el activo subyacente si la contrapartida ejerce la opción, asumiendo mayor riesgo.


En la actualidad se negocian los siguientes contratos de opción sobre Deuda del Estado:

  • 1. Opción sobre el futuro a 10 años (trimestral): el activo subyacente es el contrato de futuros a 10 años. Su vencimiento es trimestral (marzo, junio, septiembre y diciembre) y es del tipo americano.
  • 2. Opción sobre el futuro a 10 años (mensual): el activo subyacente es el contrato de futuros a 10 años. Su vencimiento es mensual (en los meses de enero, febrero, abril, mayo, julio, agosto, octubre.