Entidades Gestoras


Las Entidades Gestoras llevan las cuentas de quienes no están autorizados a operar directamente a través de la Central de Anotaciones. Para ello, mantienen una cuenta global en la Central de Anotaciones que constituye en todo momento la contrapartida exacta de aquellas cuentas, denominadas cuentas de terceros.


Además, las Entidades Gestoras, excepto las agencias de valores, pueden ostentar la condición de Titular de Cuenta a nombre propio en la Central de Anotaciones. Dicha condición adicional será obligatoria para poder actuar con sus terceros ofreciéndoles contrapartida en nombre propio. Las agencias de valores, por el contrario, sólo pueden adquirir o mantener por cuenta propia Deuda pública anotada a través de otra Entidad Gestora.


 Requisitos

La condición de Entidad Gestora es otorgada por el Ministro de Economía, Industria y Competitividad, a propuesta del Banco de España y previo informe de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, a aquellas entidades que pertenezcan a alguna de las siguientes categorías:

1. Sociedades de valores y agencias de valores.

2. Bancos, cajas de ahorro, incluidos el Instituto de Crédito Oficial y la Confederación de Cajas de Ahorro.

3. Cooperativas de crédito.



El acceso a la condición de Entidad Gestora y su mantenimiento exigirá la concurrencia de los siguientes requisitos en las entidades:

1. Que cuenten con un capital o dotación mínimos desembolsados de unos 900.000 € (150 millones de pesetas), y, posteriormente, con unos niveles mínimos de recursos propios proporcionales al volumen de actividad y a los riesgos asumidos.

2. Reconocida honorabilidad comercial o profesional en todos los miembros de su Consejo de Administración, que habrá de contar como mínimo con tres miembros, así como en sus Directores generales y asimilados.

3. Que ninguno de los miembros de su consejo de administración, así como ninguno de sus Directores generales o asimilados haya sido declarado en quiebra o concurso de acreedores sin haber sido rehabilitado, se encuentre procesado o tenga antecedentes penales por delitos de falsedad contra la Hacienda Pública, de infidelidad en la custodia de documentos, de violación de secretos, de malversación de caudales públicos, de descubrimiento y revelación de secretos contra la propiedad o esté inhabilitado, penal o administrativamente, para ejercer cargos públicos o de administración o dirección de entidades financieras.

4. Que la mayoría de los miembros de su consejo de administración cuente con conocimientos y experiencias adecuados en materias relacionadas con el mercado de valores.

5. Que se comprometan a contar con una organización y unos medios personales y materiales técnicamente adecuados al carácter y volumen de actividad que vayan a desarrollar y cumplan efectivamente este compromiso. La entidad solicitante deberá acreditar suficientemente que está en situación de cumplir tal compromiso desde el primer momento.



 Solicitud

El acceso a la condición de Entidad Gestora debe solicitarse mediante el correspondiente escrito presentado en el Banco de España especificando si desea operar con sus comitentes en régimen de capacidad plena o de capacidad restringida.

El Banco de España, previo informe preceptivo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, elevará su propuesta de resolución al Ministro de Economía, Industria y Competitividad a través de la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera. Esta Secretaría General comunicará a la Central de Anotaciones, en su caso, el otorgamiento de la condición de Entidad Gestora. Dicho otorgamiento será objeto de publicación en el "Boletín Oficial del Estado".


El Banco de España mantiene un registro público de las entidades que tienen la consideración de Entidades Gestoras.



 Revocación

La condición de Entidad Gestora puede ser revocada por el Ministro de Economía, Industria y Competitividad a propuesta del Banco de España, previo informe de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, y con previa audiencia del interesado en los casos siguientes:

1. Por el desarrollo, durante un año, de un volumen de actividad nulo o inferior al que tienen establecido.

2. Cuando incumplan, de modo sobrevenido, los requisitos exigidos para el otorgamiento de dichas autorizaciones.

3. Cuando incurran en suspensión de pagos o quiebra.



La revocación de la condición de Entidad Gestora implica que la entidad o intermediario financiero afectado no podrá, a partir de la adopción de tal medida, realizar otras operaciones que aquéllas de las que derive una reducción definitiva de sus saldos de terceros en la Central de Anotaciones. Sin perjuicio de ello, mientras la entidad conserve saldos de terceros anotados en la Central, debe seguir cumpliendo sus obligaciones.


 Suspensión

Igualmente puede acordarse la suspensión o la limitación del tipo o del volumen de las operaciones que puedan realizar las correspondientes entidades durante el tiempo necesario para el restablecimiento de la normalidad. Estas medidas deben ser comunicadas por el Banco de España al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad para que el Ministro, en el plazo de dos días, ratifique o, en su caso, levante la medida.

La suspensión de la condición de Titular de Cuenta en la Central de Anotaciones produce el mismo efecto que la revocación, pero sólo durante el plazo que se determine en la resolución correspondiente.



 Funciones

Las Entidades Gestoras desempeñan importantes funciones registrales y de compensación y liquidación para sus clientes.

Dentro de las funciones registrales, las Entidades Gestoras deben mantener permanentemente actualizados los registros correspondientes a sus saldos de terceros, con identificación de sus titulares, datos de la emisión, saldos nominales, condiciones de la adquisición, situación jurídica y, en su caso, compromisos de reventa. Asimismo, están obligadas a entregar a los compradores de los valores del Tesoro un resguardo acreditativo de la compra y de las condiciones de la misma (tipo de deuda, importe invertido, rendimientos...) al inscribirlos en sus registros. Estos resguardos son meras acreditaciones del registro de la operación y en ningún caso títulos físicos que se puedan comprar o vender.

Dentro de la función de custodia, las Entidades Gestoras están obligadas a comunicar diariamente a la Central de Anotaciones el saldo global por cuenta de terceros y semanalmente el detalle de todas las operaciones realizadas por ellos.



 Clases

Las Entidades Gestoras pueden ser de dos tipos:

1. Entidades Gestoras con capacidad plena:
Son aquellas entidades autorizadas a realizar todo tipo de operaciones con sus comitentes y que ostentan la condición adicional de Titular de Cuenta a nombre propio en la Central de Anotaciones.
La regulación les exige un capital de 4,5 millones de euros (750 millones de pesetas) y un saldo mínimo de clientes de 120 millones de euros (20 billones de pesetas).  

2. Entidades Gestoras de capacidad restringida:
Son aquéllas que sólo pueden ofrecer contrapartida en nombre propio a sus clientes en las compraventas al contado. Si carecen de cuenta propia en la Central de Anotaciones sus operaciones con terceros están limitadas a la actuación como meros comisionistas.
Se les exige un saldo mínimo de clientes de 6 millones de euros (1.000 millones de pesetas).